Afrontar el confinamiento de forma natural: la Resiliencia.

Tips sobre cómo afrontan las personas resilientes su día a día durante el confinamiento

Covid 19´: El estado de Alarma

Desde que el pasado mes de Marzo se decretara el Estado de Alarma, los ciudadanos cambiamos radicalmente nuestros hábitos. Un gesto tan simple como salir a pasear o disfrutar un domingo en familia quedó totalmente prohibido a expensas de un alivio en los hospitales y la disminución de nuevos contagios, con multas para quiénes se saltaran las medidas impuestas por el Gobierno.

Estas medidas provocaron cambios radicales en nuestra forma de vivir y relacionarnos. Muchos dejaron de ir a sus trabajos. Ertes y despidos, empresas cerradas a cal y canto, familias sin trabajos asegurados sin poder buscarse la vida, aceras con los mismos coches aparcados día tras día, carreteras vacías, distancia y turnos para ir al supermercado, pelos largos y canas, vida social por la ventana, miedo a salir, encierro… éstas son algunas de las cosas que todos hemos vivido.

Pero… si nos ha tocado a todos ¿Porqué hay personas a las que les afecta más ésta situación que a otras? como veremos, depende de múltiples factores que componen nuestra actitud, pero… veámos primero el significado de resiliencia.

Qué es la Resiliencia

La Resiliencia es la capacidad que tienen las personas de sobreponerse rápidamente a situaciones adversas de la vida. Éstas personas, no sólo soportan mejor los problemas, sino que tienen la capacidad de manejar mejor estas circunstancias sin que llegue a afectarles en aspectos personales, sociales o laborales.

Otro aspecto destacado de las personas resilientes, es su capacidad de aprovechar éstas situaciones difíciles para su crecimiento individual así como desarrollar al máximo su potencial. ¿Pero cómo es esto posible? ¿Es innato o podemos aprenderlo?

La resiliencia es la capacidad de recuperarse rápidamente a situaciones difíciles e incluso progresar

¿Innato o Aprendido?

La resiliencia no es una condición innata, no está grabada en nuestro código genético. Aunque sí que puede haber un instinto genético que puede inducir a tener una “buena actitud”. La resiliencia es algo que todos podemos desarrollar a lo largo de la vida.

Hay personas que son resilientes porque han tenido cercano a alguien con ésta característica, un modelo de resiliencia a seguir, mientras que otras han encontrado el camino por sí solas. Esto nos indica que todos podemos lograr ser resilientes, siempre y cuando cambiemos algunos de nuestros hábitos y creencias.

De hecho, las personas resilientes no nacen, se desarrollan, lo que significa que han vivido situaciones difíciles y han tenido que luchar y saborear la amargura del fracaso pero no se han dado por vencidas, sino que han desarrollado las habilidades necesarias para superar los desafíos de la vida.

¿Cómo ser resiliente?

Ya ha quedado claro que hay personas que son capaces de sobrevivir mejor que otras, pero ¿cómo lo hacen?

Las personas resilientes tienen unos hábitos y actitudes que favorecen su adaptación a las dificultades. Algunos de esas actitudes son:

  1. Son conscientes de sus fortalezas y limitaciones y tienen una buena autoestima.
  2. Tienden a aceptar la realidad.
  3. No se quejan, al contrario tratan de buscar en qué forma pueden obtener algún beneficio de las nuevas circunstancias.
  4. Son flexibles y saben adaptar los objetivos por otros más razonables a las nuevas circunstancias.
  5. Tratan de ver la realidad desde una óptica optimista aunque realista.
  6. Tratan de la forma más rápida posible obtener múltiples soluciones y las van llevando a cabo evitando pensar más de la cuenta en lo mismo.
  7. Hacen uso del humor como modo de afrontamiento de los problemas.
  8. Asumen las dificultades como una oportunidad para aprender.
  9. Suelen tener una personalidad extrovertida y les gusta relacionarse de personas positivas que les aporten bienestar.
  10. Suelen ser autocompasivos, se permiten equivocarse y asumen los errores como parte del aprendizaje. Jamás se autofustigan.
  11. Son perseverantes ante sus propósitos, no se rinden hasta que ven resultados.
  12. Tienen un instinto de superación. Cuando se encuentran «atascados» saben pedir ayuda.
  13. Tienen inteligencia emocional, saben cómo gestionar sus emociones permitiendo que se apoderen las positivas.
  14. Tienen una gran conexión emocional. Suelen ser personas con una gran autoconciencia y conocimiento de sí mismos.

Como podemos ver, ponen en marcha una serie de comportamientos que les conduce a disponer de recursos más adaptativos y protectores, que les permiten resolver de forma efectiva y en poco tiempo las adversidades evitando los factores de riesgo y la vulnerabilidad.

«la resiliencia es algo que todos podemos desarrollar a lo largo de la vida»

Durante el confinamiento

Ya hemos visto el concepto de resiliente y algunos hábitos que ponen en marcha pero, ¿cómo pueden sobrellevar el confinamiento personas que llevan semanas encerrados, con hijos gritando todo el día, parejas que discuten, personas con hogares pequeños?

En primer lugar, destacar que no todas las personas tienen las mismas circunstancias. No es igual no tener dinero para pagar los gastos de casa que estar agobiado por estar encerrados en casa. La lógica nos dice que debería afectar de forma distinta. A pesar de la diferencia, se observa una gran trayectoria resolutiva en personas resilientes ante problemas de mayor o menor magnitud frente a no resilientes. Véamos los tips para afrontar el confinamiento de forma resiliente:

  1. Acepta la realidad como viene. No puedes luchar contra la realidad, por mucho que te disguste tendrás que convivir con ello hasta que las cosas cambien. En vez de luchar contra la realidad lucha contra tus emociones negativas.
  2. No te quejes. No solucionarás nada con esta actitud sino que te va a empujar a hundirte más.
  3. Busca soluciones:
    1. Si tienes hijos aprovecha para disfrutar del rato que paséis juntos. Intenta no pasarte el día gritando y recuerda que tus hijos son un espejo tuyo y al final os pasaréis el día gritando todos. Un día las cosas volverán a cambiar y no podrás disponer de tanto tiempo para jugar con ellos. Organiza tu día para que tus hijos se mantengan ocupados y tú tengas algún rato para estar tranquila.
    2. Si el problema es que tienes una casa pequeña, aprovecha esta situación para pensar si realmente es lo que quieres. Mira los pros y contras, mira ofertas de otras casas y compara. Pronto podrás tomar decisiones y todo lo que lleves avanzado te será de gran utilidad.
    3. Si los problemas los tienes con tu pareja, es buen momento para dialogar y reflexionar sobre vosotros. No te anticipes y aprovecha el tiempo que paséis juntos para conoceros más.
    4. Si tu problema es el trabajo/economía pide las ayudas que hay a tu disposición, en la zona donde vives hay servicios sociales que están para orientarte, no te bloquees y muévete.
    5. Si notas que la situación te sobrepasa, habla con un especialista, él/ella te orientarán para que te encuentres mejor.
  4. Aprovecha para conocerte más. Examina tus fortalezas y úsalas para combatir tus debilidades. Te vendrá muy bien este rato que pases contigo mism@ para fortalecer tu autoestima.
  5. benévolo/a contigo mismo. Acepta tus errores como parte de la vida y úsalos para evitar que sucedan en un futuro.
  6. perseverante. Si estás buscando trabajo, tratando de buscar ayudas o redirigiendo actitudes de familia no tires la toalla. Debes continuar luchando por tus objetivos al final verás tus logros.
  7. Busca segundas opciones. Si hay aspectos de tu vida que cambian, aprovéchalos para mejorar tu vida. Estudia on line ahora que tienes tiempo, busca ese trabajo que tanto ansiabas y un día tiraste la toalla, mejora la comunicación con tus seres queridos, etc…
  8. Haz uso del humor. Si intentas reírte de las cosas, verás cómo te duelen menos y te protegerán para ser más positiv@.
  9. Evita la sobreinformación. No estés todo el día mirando las noticias. Intenta organizar tu día de forma equilibrada y verás como pasa más rápido. En casa hay muchas cosas que hacer (como pintar, limpiar rincones, ordenar armarios), aprovecha para hacer ejercicio, habla con tu gente, haz tutoriales de lo aquello que te apasione, juega ahora que tienes tiempo, etc…
  10. Busca apoyo social. Es importante que te relaciones con tus seres queridos y amistades. Si observas que la situación te sobrepasa busca ayuda de un profesional que te guíe.

Espero que pongáis en marcha estos consejos y que os sirva de ayuda! Un abrazo a todos y mucho animo!!

por- María Jesús Adrián

2 comentarios en “Afrontar el confinamiento de forma natural: la Resiliencia.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat