Depresión

Depresión

La tristeza, el decaimiento y la pérdida de interés o placer en las actividades diarias son sentimientos familiares para todos. Pero si estos persisten y afectan sustancialmente nuestras vidas, el problema puede ser la depresión.

man, depressed, sitting-2734073.jpg

Definición

La depresión es un trastorno mental que se caracteriza fundamentalmente por un bajo estado de ánimo y sentimientos de tristeza, asociados a alteraciones del comportamiento, del grado de actividad y del pensamiento. 

Supone una de las patologías más frecuentas en Atención Primaria y es la primera causa de atención psiquiátrica y de discapacidad derivada de problemas mentales.

Aparece con más frecuencia en mujeres y personas menores de 45 años. Es diferente de las fluctuaciones del estado de ánimo que las personas experimentan habitualmente como parte de la vida. Los acontecimientos importantes de la vida, como el duelo o la pérdida de un trabajo, pueden provocar depresión. Sin embargo, los médicos solo consideran que, si son persistentes, los sentimientos de dolor forman parte de la depresión.

El tratamiento con psicoterapia combinado en su caso con psicofármacos , consiguen, en la mayoría de los casos, aliviar parcialmente o en su totalidad los síntomas. Una vez se han superado los síntomas de la depresión, convendrá seguir bajo tratamiento antidepresivo el tiempo necesario para evitar posibles recaídas. 

Los síntomas nucleares son la tristeza patológica, la pérdida de interés y de la capacidad de disfrutar y una disminución de la vitalidad que limita el nivel de actividad y produce un cansancio exagerado, que aparee incluso después de realizar pequeños esfuerzos.

Síntomas

Otros síntomas que podemos encontrar en una depresión en adultos pueden incluir:

  • un estado de ánimo deprimido
  • menos placer en actividades que antes 
  • pérdida del deseo sexual
  • cambios en el apetito
  • pérdida o aumento de peso involuntario
  • dormir demasiado o muy poco
  • agitación, inquietud y caminar de un lado a otro
  • movimiento y habla lentos
  • sentimientos de inutilidad o culpa
  • dificultad para pensar, concentrarse o tomar decisiones
  • pensamientos recurrentes de muerte o suicidio, o un intento de suicidio
  • evitar situaciones familiares y sociales
  • trabajar sin descanso
  • tener dificultad para mantenerse al día con las responsabilidades laborales y familiares
  • mostrar comportamiento abusivo o controlador en las relaciones
  • dificultad para concentrarse en el trabajo escolar
  • insomnio
  • dormir demasiado
  • una disminución o aumento del apetito
  • evitar situaciones y actividades sociales que solían disfrutar
En adolescentes

Los cambios físicos, la presión de los compañeros y otros factores pueden contribuir a la depresión en los adolescentes.

Ellos pueden presentar algunos de los siguientes síntomas:

  • alejarse de amigos y familiares
  • dificultad para concentrarse en el trabajo escolar
  • sentirse culpables, inútiles o sin valor
  • intranquilidad, como la incapacidad de quedarse quieto
En los niños

 

Los CDC estiman que, en los Estados Unidos, el 3.2% de los niños y adolescentes de 3 a 17 años tienen un diagnóstico de depresión.

En los niños, los síntomas pueden dificultar las tareas escolares y las actividades sociales. Pueden presentar síntomas como:

  • llanto
  • poca energía
  • apego
  • comportamiento desafiante
  • arrebatos verbales

Los niños más pequeños pueden tener dificultades para expresar sus sentimientos con palabras. Esto puede hacer que les resulte más difícil explicar los sentimientos de tristeza.

Causas

Hay muchas causas posibles y, a veces, varios factores se combinan para desencadenar los síntomas. Salvo en casos de depresión asociada a enfermedades orgánicas (Parkinson, tuberculosis etc), la depresión se produce generalmente por la interacción de unos determinados factores biológicos (cambios hormonales, alteraciones en los neurotransmisores cerebrales como la serotonina, noradrenalina y dopamina, componentes genéticos, etc.), con factores psicosociales (circunstancias estresantes en la vida afectiva, laboral o de relación) y de personalidad (especialmente mecanismos de defensa psicológicos). 

Se pueden resumir en: 

  • Pérdida de un ser querido 
  • Pérdida de un trabajo
  • Pérdida de una pareja
  • Pérdida de una amistad
  • Cambios importantes a nivel personal, laboral o familiar (cambio de horario en el trabajo, jubilación, cambio de puesto laboral)
  • Cambios hormonales pos-parto
  • Pérdida de libertad/tiempo tras ser mamá/papá
  • Ser víctima de acoso laboral
  • Ser víctima de abuso emocional

Los factores que pueden influir incluyen:

  • características genéticas
  • cambios en los niveles de neurotransmisores del cerebro
  • factores ambientales
  • factores psicológicos y sociales
  • otras condiciones, como el trastorno bipolar
 

Diagnóstico

Para poder diagnosticar una depresión, es preciso que la intensidad de los síntomas, su duración (al menos 2 semanas) y la incapacidad que generan, sean de una entidad suficiente como para afectar el normal o adecuado funcionamiento de la persona:

Entrevista diagnóstica

Descarte de enfermedad orgánica mediante pruebas diagnósticas y valoración por otros especialistas

Pruebas de psicodiagnóstico

Tipos de Depresión

Depresión mayor

Una persona con depresión mayor experimenta un estado constante de tristeza. Puede perder interés en actividades que solía disfrutar.

El tratamiento generalmente implica medicación y psicoterapia.

Trastorno Depresivo Persistente

También conocido como distimia, el trastorno depresivo persistente causa síntomas que duran al menos 2 años.

Una persona con este trastorno puede tener episodios de depresión mayor y síntomas más leves.

Trastorno Bipolar

La depresión es un síntoma común del trastorno bipolar, y las investigaciones muestran que las personas con este trastorno pueden presentar síntomas aproximadamente la mitad del tiempo. Esto puede hacer que el trastorno bipolar sea difícil de distinguir de la depresión.

¿Qué implica el trastorno bipolar y qué tipos hay? Encuéntralo aquí.

Depresión Psicótica

Algunas personas experimentan psicosis con depresión.

Esto puede implicar delirios, como creencias falsas y un desapego de la realidad. También puede implicar alucinaciones: sentir cosas que no existen.

Depresión Posparto

Después de dar a luz, muchas mujeres experimentan lo que algunas personas llaman “tristeza posparto”. Cuando los niveles hormonales se reajustan después del parto, pueden producirse cambios de humor.

La depresión posparto es más grave.

No existe una causa única para este tipo de depresión y puede persistir durante meses o años. Cualquier mujer que experimente depresión continua después del parto debe buscar atención médica.

Trastorno Depresivo Mayor Con Patrón Estacional

Anteriormente llamado trastorno afectivo estacional o SAD, en inglés, este tipo de depresión se relaciona con la reducción de la luz del día durante el otoño y el invierno.

Mejora durante el resto del año y en respuesta a la fototerapia.

Las personas que viven en países con inviernos largos o severos parecen verse más afectadas por esta condición.

Tratamiento

Psicoterapia

Las terapias psicológicas o de conversación para la depresión incluyen, entre otras, TCC, psicoterapia interpersonal y tratamiento de resolución de problemas.

Para algunas formas de depresión, la psicoterapia suele ser el tratamiento de primera línea, mientras que algunas personas responden mejor a una combinación de psicoterapia y medicamentos.

La TCC y la psicoterapia interpersonal son los dos tipos principales de psicoterapia para la depresión. Una persona puede tener TCC en sesiones individuales con un terapeuta, en grupos, por teléfono o en línea.

La terapia interpersonal tiene como objetivo ayudar a las personas a identificar:

  • problemas emocionales que afectan las relaciones y la comunicación
  • cómo estos problemas también afectan su estado de ánimo
  • cómo se puede cambiar todo esto

Ejercicio

El ejercicio aeróbico aumenta los niveles de endorfinas y estimula el neurotransmisor norepinefrina, que está relacionado con el estado de ánimo. Esto puede ayudar a aliviar la depresión leve.

Terapias De Estimulación Cerebral

Las terapias de estimulación cerebral son otra opción de tratamiento. Por ejemplo, la estimulación magnética transcraneal repetitiva envía pulsos magnéticos al cerebro y esto puede ayudar a tratar la depresión mayor.

Si la depresión no responde al tratamiento con medicamentos, la persona se puede beneficiar de la terapia electroconvulsiva o TEC. Esto puede resultar eficaz si la psicosis se acompaña de depresión.

Sobre Gabinete de
Psicología Durá

Cuida tu salud mental con los mejores profesionales y las técnicas más avanzadas. 

© 2022 Gabinete de Psicología Durá. Todos los derechos reservados. Política de Privacidad – Términos y condiciones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Escribir un Whatsapp